Manifestación: “Huelga mundial por el clima”

CONVOCATORIA SEMANA DE LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO Y TODA NOCIVIDAD DEL 20 AL 27 DE SEPTIEMBRE

Diversas instituciones, grupos ecologistas, organizaciones sindicales,
grupos estudiantiles, reunidos bajo el nombre de «Frifays for Future»
han convocado la llamada «Semana por el clima» del 20 al 27 de
septiembre. Básicamente esta semana consiste en manifestaciones
programadas y alienantes en las que pedir al Estado y otras
instituciones (ONU, G7…) que pongan remedio o tomen medidas ante el
desastre que están causando. En su discurso simplista, recuperador y
dirigista en ningún momento critican la causa de la devastación en
curso: el capitalismo tecno industrial y su organización técnica del
mundo. Son aquellos que critican el cambio climático sin criticar a
quienes lo producen: tienen un cadáver en la boca, aquellos que
defienden el mito del progreso, del desarrollo sostenible y de una vida
«cómoda» a cambio de la esclavitud y de mercantilizar todo aspecto de
nuestra vida, una vida vendida a la dominación tecnológica. Son aquellos
que han comprado en el supermercado de la rebelión el nuevo producto de
moda: el cambio climático. ¿Fridays for Future? Hoy más que nunca el
futuro no existe, vivimos en un eterno presente y cuaquier vestigio del
pasado ha sido borrado. Las prótesis tecnológicas que nos rodean y
colonizan nos hacen vivir en un sonambulismo continuo, donde la
catástrofe no está por venir como se empeñan en advertirnos con su venda
en los ojos, la catástrofe es aquí y ahora, la catástrofe es el
capitalismo tecno industrial, la catástrofe es esta vida alienante
dirigida por los algoritmos de nuestros «asistentes virtuales», la
catástrofe es un mundo ya devastado por la industria.

El cambio climático, más bien deberíamos hablar de modificación
climática, es una más de las miles de consecuencias nocivas de la
revolución industrial (la única revolución que iniciada hace dos siglos
ha llegado a todos los puntos del planeta y colonizado y mercantilizado
todo lo vivo) el cambio climático es indisociable del sistema tecno
industrial: deforestación, acidificación de los océanos, desertización,
extinción de miles de especies animales y vegetales, miles de productos
químico-tóxicos que condenan nuestra existencia, contaminación de
tierra, aire y agua son sólo algunas de todas las nocividades, de todas
las consecuencias de este sistema. Creemos entonces que hablar sólo de
cambio climático sin criticar el sistema tecno industrial es caer en un
reduccionismo, es no ir a la raíz del problema.

El cambio climático y todas las nocividades son las consecuencias del
proyecto de la tecnocracia que gestiona y admisnistra nuestras vidas. Un
proyecto que consiste en colonizar, domimar y mercantilizar todo lo
vivo. Una vez colonizada y dominada la naturaleza el objetivo son los
seres humanos, un proyecto basado en la convergencia de las tecnologías
conocidas como NBIC (nanotecnologías, biotecnologías, tecnologías de la
información, ciencias cognitivas) a las que podríamos añadir robótica e
inteligencia artificial, su codicia y avaricia no tiene fin. Si se
mercantiliza todo hasta nuestras actividades más cotidianas los
beneficios no parán de aumentar. Convertir el mundo y todo lo que habita
en ello en una máquina programada donde nada escapa a su control:
mundo-máquina, humano-máquina. Lo que nos lleva a una visión mecanicista
del mundo, de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

El sistema tecno industrial necesita grandes cantidades de energía para
poder funcionar, cientos de programas de investigación con inversiones
multimillonarias están dedicados a encontrar nuevas fuentes de energía.
Esta necesidad de energía para que el mundo funcione tiene como
consecuencia la devastación del territorio y la aniquilación de millones
de animales humanos y no humanos. La energía industrial mueve el mundo,
es necesaria para la producción y distribución de todos esos objetos
innecesarios que encontramos a nuestro alrededor, es la economía y es la
guerra. El sistema ha comprendido y ha visto como un gran negocio que
sólo las energias «renovables» y «limpias» permitirán su
expansión y supervivencia, el nuevo proyecto de la tecnocracia es
«renovable» y «sostenible», es ecológico. Este nuevo proyecto se
extiende igualmente por todo el territorio desde los desiertos
industriales de paneles solares y campos eólicos (causantes también del
cambio climatico, devastación del territorio, enfermedades, etc.) hasta
las eco-ciudades (no-lugares donde todo está controlado, optimizado y
automatizado, igualmente productoras de cientos de nocividades y de una
vida alienante). Así, defender la energía verde es defender el proyecto
que nos dirige a gran velocidad a ritmo del progeso hacia el abismo, es
defender el proyecto de quienes están creando un mundo totalitario, es
defender el proyecto de aquellos que gestionan y administran nuestras
robotizadas vidas.

Por ello hacemos un llamamiento a una semana de lucha contra el cambio
climático y toda nocividad del 20 al 27 de septiembre desde una
perspectiva anarquista, que desborde los límites impuestos por la
socialdemocracia. Una semana más, en la que mediante la acción directa
en cualquiera de sus formas los diferentes individuos y grupos se
enfrenten al sistema tecno industrial. La semana del 20 al 27 de
septiembre es sólo una meta para el ecologismo liberal y estatista, pero
para aquellos que aspiramos a la eliminación del estado, del
capitalismo, el patriarcado y el sistema tecnoindustrial es una
oportunidad para desbordar los estrechos márgenes de la domesticación e
iniciar una vía autónoma, anticapitalista y anarquista contra la
nocividad tecnoindustrial.

Ni el estado, ni la tecno ciencia nos salvarán.
La lucha es el único camino.

[Foto]