Ateneo Libertario Villaverde: “Atado y bien atado”

Ateneo Libertario Villaverde

FAL: Inauguración exposición ‘Revolución Social y Guerra Civil’

El próximo día 10 de enero, a partir de las 18:00 horas, tendrá lugar en la sede de nuestra Fundación de la calle Peñuelas 41, la inauguración de la exposición ‘Revolución Social y Guerra Civil’, a cargo del colectivo ‘Historia Viva Madrid Sur

La exposición, que contará con numerosos objetos de interés, así como mapas y fotografías del momento, estará disponible hasta el día 18 de enero.

Las actividades que acompañarán a la muestra son:

– Viernes 10 de enero, a las 18:00, se presentará la exposición con recorrido por ella por parte de Historia Viva Madrid Sur.
– Sábado 11 de enero, a las 19:00 horas, contaremos con una charla titulada ‘El camino hacia la lucha. Mujeres y revolución, 1936’, a cargo de Deyanira, compañera, historiadora y luchadora contra el olvido impuesto. 
– El sábado 18 de enero, a las 18.30 horas, se realizará un homenaje al dos veces Premio Nacional: de Fotografía y de Cinematografía y Medalla de Oro de Bellas Artes, Juan Mariné Bruguera, por su contribución a la historia con las grabaciones durante el conflicto de la guerra civil.

FAL

De la infamia a la ignorancia y de la desmemoria al fraude

Antonio Gascón & Agustín Guillamón

ANTES DE LA GUERRA (1933-1936)

El 22 de octubre de 1933 ocho mil miembros uniformados de los escamots de las JEREC (Juventudes de Esquerra Republicana y Estat Catalá) desfilaron militarmente en Montjuic, imitando el modelo nazi-fascista. Vestidos con camisa militar verde, pantalones oscuros de pana, correajes de cuero y botas claveteadas, vitorearon los discursos de Miguel Badía, de Josep Dencás (según la “Soli” ridículo imitador de Hitler) y del tan manipulado como ambicioso presidente Maciá.

El 24 de octubre de 1933 un grupo de escamots [pelotones armados] asaltaron a punta de pistola la imprenta donde se imprimía el semanario humorístico catalanista y liberal El Bé Negre, dirigido por Planes, provocando algunos desperfectos, al tiempo que destruían y secuestraban los cinco o seis mil ejemplares del número de esa publicación, en curso de impresión. No se detuvo a nadie. El redactor que había ofendido a algunos dirigentes de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Estat Català (EC) huyó prudentemente a un lejano país, en las antípodas, y el propietario de la imprenta presentó cargos por destrucción de algunos enseres y deterioro de maquinaria contra el confeso participante en el asalto, el señorito Jaume Aiguader (hijo del alcalde de Barcelona y dirigente de ERC del mismo nombre), que estuvo al mando, con su tío Artemi, del escamot de los 15 asaltantes del semanario. La “Soli” advirtió que si los escamots les atacaban se defenderían adecuadamente, muy lejos de la pasividad mostrada por El Be Negre.

En los meses siguientes la emulación fascista de los escamots incluyó también reventar huelgas y boicotear los mítines de los partidos rivales, al mismo tiempo que Badía y Dencás se hacían con los resortes efectivos de Gobernación y Orden Público, torturando sistemáticamente a los cenetistas detenidos por la huelga de tranvías en Barcelona.

El binomio Dencás-Badía, desde principios de 1934, había instaurado en el departamento de Gobernación de la Generalidad un aparato de represión y persecución obrera y anticenetista, que normalizó la implantación y uso de métodos policiacos fascistas y racistas. En menos de un año (diciembre de 1933 a septiembre de 1934) la acción concertada de las fuerzas policiales y los escamots habían causado, entre los obreros, numerosos presos y muertos, millares de palizas y centenares de torturados. Ese era “el oasis catalán” que aún nos vende la Historia Sagrada de la burguesía.

Sin la participación de la CNT, dado que era imposible la colaboración con quienes ejercían una durísima represión antisindicalista, la insurrección catalanista del 6 de octubre de 1934 levantó bandera blanca al oír los primeros cañonazos del ejército. Los cenetistas recogieron y guardaron las armas abandonadas por los escamots. Companys y su gobierno fueron a prisión; Dencás, Rodríguez Salas, Menéndez y Miquel Badía huyeron por las cloacas para exiliarse en París o Roma.

El 28 de abril de 1936, según confesión realizada por Justo Bueno en el sumario incoado por la judicatura franquista, intervino con el argentino Lucio Ruano (seudónimo de Rodolfo Prina), José Martínez Ripoll y Vicente Tomé Martín, también argentino, en el grupo de acción que dio muerte a los hermanos Badía, alcanzando por ello cierta celebridad. Jaime Riera (que en el verano del 36 fue miembro cenetista del Tribunal de las Patrullas de Control) facilitó las armas y el coche de huida. A la altura del número 38 de la calle Muntaner, Justo Bueno asesinó a Miquel Badía con tres disparos; Ruano a Josep Badía; Martínez Ripoll que había señalado el objetivo, caminando por la acera opuesta, protegió la huida de Bueno y Ruano, con su pistola ametralladora. Vicente Tomé conducía el auto de fuga, un Ford rojo oscuro matrícula B-39763.

El juez Márquez, sometido a fortísimas presiones, liberó el 25 de junio a los anarquistas que habían sido detenidos como sospechosos del asesinato de los Badía: Justo Bueno, Ignacio de la Fuente, José Villagrasa y Manuel Costa Ribero. Los periodistas Avel·li Artís Gener (“Tísner”), de La Rambla, y Josep MaríaPlanes, de La Publicitat, protestaron por tal decisión judicial, sin denunciar que esas presiones procedían de las más altas autoridades de la Generalidad. El comisario de policía Escofet había desviado la atención, con la falsa acusación y arbitraria detención de varios falangistas. Un Justo Bueno, joven, locuaz, apuesto, elegante y audaz, visitó a Tísner en su despacho, para contarle todo lo sucedido y pedirle, acto seguido, un absoluto silencio.

Numerosas preguntas sin respuesta: ¿Quién había informado al grupo de acción anarquista dónde vivía Miquel Badía? ¿Quién había avisado que la pistola de Miquel Badía (clandestina, puesto que la Generalidad no le había concedido permiso de armas) estaba averiada desde el día anterior y que había sido entregada a una armería para su arreglo?

Al día siguiente del asesinato de los hermanos Badía, un grupo clandestino de acción de los mossos, camuflados de paisano, había acribillado a balazos, a la puerta de su domicilio, al travesti y director de varios antros de prostitución, juego y venta de drogas, conocido como Pepe el de La Criolla, que además era confidente de la policía y del mejor postor. Unos decían que, para vengar a los Badía, otros que se trataba de cortar todos los hilos que relacionasen a las más altas instancias de la Generalidad con ese asesinato, de forma que las posibles pruebas quedasen sólo en rumores y cábalas de sucias y mezquinas rivalidades sexuales. Quizás alguien había manipulado la sed de venganza del “rondín especial” de Badía en los mossos. Un prudente y taimado periodista de la revista Crónica glosaba, en el número del 17 de mayo de 1936, con profundo conocimiento, la figura de Pepe el de La Criolla, y relacionaba su asesinato con el de Miquel Badía el día anterior, para terminar irónicamente con un travieso guiño al lector: “ya verán cómo no es por eso”.

Cuando las noticias y certezas sólo pueden quedarse en rumores, porque al informador le va en ello el trabajo o la vida, los rumores se convierten en calidoscopio de las posibles verdades.

El asesinato de Miquel Badía había sido planificado, verosímilmente, mediante la necesaria colaboración de diversos estamentos, intereses y personas, muy dispares entre sí, que intercambiaron información, capacidades y ocasiones. Miquel Badía había perjudicado a su antiguo confidente, Pepe el de la Criolla, con la persecución efectiva del juego; a los cenetistas por las torturas sistemáticas a los sindicalistas detenidos (con numerosas muertes) y el uso de la fuerza pública para romper las huelgas, especialmente en el transporte urbano; a Companys por los derechos que Miguel Badía creía poseer sobre Carmen Ballester y por haberle cesado en septiembre de 1934 como comisario de Orden Público, tras la chulesca detención del fiscal y del juez que procesaban a su amigo Xammar. Y, sobre todo, por incumplir la promesa de restablecerlo en el cargo, tras el abrazo público entre ambos, en el acto de desagravio del 23 de septiembre de 1934.

badia.jpg

Funeral de los hermanos Badia. Fuente: El Nacional

Las JEREC, ante los escandalosos rumores o certezas, y ante tanta mezquindad, se escindieron, porque un amplio sector quería fusionarse con Estat Catalá y romper con Companys, a quien consideraban (fundadamente o no) responsable último del asesinato de Badía. Un hilo unía esta escisión, contra Companys y pro-Badía, con la intentona de golpe de estado de noviembre de 1936, en la que el servicio de información del cenetista Dionisio Eroles desbarató un complot catalanista que intentaba asesinar a Companys y a destacados militantes anarquistas, como Aurelio Fernández, proclamando la independencia de Cataluña con el apoyo de las potencias fascistas. El complot finalizó con la ejecución de Reverter, otro comisario de orden público nombrado por Companys. De nuevo, escandalosos rumores sexuales sobre la mujer de Reverter que, infundados o no, desprestigiaban al Govern de la Generalidad.

DURANTE LA GUERRA (1936)

En noviembre de 1936 se produjo un complot de Estat Catalácontra Companys, que pretendía proclamar la  independencia de Cataluña con el apoyo de las potencias fascistas de Italia y Alemania, y asesinar o apartar al presidente de la Generalidad y a los principales líderes anarcosindicalistas, especialmente a Aurelio Fernández, Vicente Gil, Dionisio Eroles y su secretario Solans. Para Estat Catalá era insufrible la preponderancia anarquista en Orden Público, aún después de la disolución del Comité Central de Milicias Antifascistas (CCMA). Odiaban la colaboración de los anarquistas con el gobierno de Tarradellas.

La operación fue planificada y preparada por Estat Català. Los conspiradores principales eran Joan Casanovas, Josep Maria Xammar y Joan Torres Picart, secretario de EC. Todos ellos contaban con la complicidad del Comisario General de Orden Público, Andreu Revertés, y de las fuerzas a sus órdenes.

El objetivo fundamental era la detención y/o liquidación de los líderes más destacados y “peligrosos” de la CNT-FAI, además de destituir y/o asesinar al presidente Companys y poner en su lugar al presidente del Parlamento catalán, Joan Casanovas, como paso previo a la proclamación de la independencia de Cataluña. Se confiaba en la obtención inmediata del apoyo del gobierno francés y el decidido auxilio de las potencias fascistas. Estat Català había preparado a unos doscientos militantes armados, encuadrados en los escamots, para el operativo del complot contra Companys. Se esperaba que Cataluña, independiente de la República Española, quedara al margen de la guerra civil, protegida y reconocida por Francia, Italia y Alemania.

El 24 de noviembre el complot fue descubierto a través de una filtración protagonizada por un trabajador de Revertés, llamado Duran, que había informado de la trama al jefe de Servicios de la Comisaría general de Orden Público y dirigente anarquista Dionisio Eroles. El mismo día 24 de noviembre fue detenido Andreu Revertés.

Joan Torres Picart fue suspendido y expulsado del cargo de secretario general de EC y se exilió, al igual que Joan Casanovas.

Revertés, salió de prisión gracias a la ayuda de Josep Graus, Solé Arumí y el citado Duran, miembros de ERC, pero fue ejecutado el 30 de noviembre por milicianos no identificados.

Todo apuntaba a que se trataba del temprano aborto de la preparación de un golpe de estado contra Companys, a causa de su “alianza” con los anarquistas, y que se proponía la eliminación física de varios dirigentes ácratas, “responsables de la anarquía imperante en Cataluña”, entre los que destacaba el nombre de Aurelio Fernández. El confuso objetivo final se orientaba a una independencia de Cataluña, fundamentada en el apoyo de las potencias fascistas de Italia y Alemania, que quedaría al margen de la República y de la España de Franco. Existía un hilo, ferozmente anticenetista, que unía la preponderancia catalanista-fascista de Dencás-Badía, en 1934, en el Departamento de Gobernación de la Generalidad, con el descontento de Estat Catalá por haber sido marginado del CCMA y del gobierno de la Generalidad tras el 19 de julio de 1936, que llegaba hasta ese ridículo intento de un golpe de estado contra Companys.

AYER (2018)

El 27 de abril de 2018, Antonio Gascón y Agustín Guillamón presentamos el libro Nacionalistas contra anarquistas en la Cerdaña 1936-1938. Antonio Martin, la experiencia libertaria de Puigcerdá y el sagrado mito de Bellver en el Arxiu Comarcal de la Cerdanya (ACC), sito en pleno centro de Puigcerdá, gracias a la valiente y honesta hospitalidad de su archivera Arola Simon.

nacionalistas-anarquistas-web-714x1024.jpg

Fuente: Descontrol Editorial

En ese mismo acto difundimos el Manifiesto trapero de Puigcerdá, en el que denunciábamos la manipulación de la historia efectuada durante ochenta años por los nacionalistas catalanes, que acusaban falsamente a los anarquistas de los asesinatos de 21 derechistas, cometidos el 9 de septiembre de 1936.

Un grupito de gente de la Seu d´Urgell, próxima a Estat Català, que asistió al acto de presentación, se mostró superada ante la magnitud e importancia de la documentación expuesta en nuestro libro. Las respuestas que dimos a sus preguntas desarmaron su ofensiva ideológica, nacionalista y antilibertaria. No desmintieron nada, porque nada podían desmentir ante nuestra documentada y razonada argumentación de que el asesinato de 21 derechistas del 9 de setiembre de 1936 fue elaborado y decidido en el Casal de ERC en Puigcerdá.

Expusimos y razonamos el origen y naturaleza de esa campaña de difamación de los nacionalistas contra los anarquistas, que dura ya más de ochenta años.

Los independentistas de EC exhibieron un papelito, marginal a la temática tratada, que repitieron una y otra vez que era suyo y no nos lo dejarían fotocopiar. Respondimos que nosotros, por el contrario, cederíamos al Arxiu (ACC) toda la documentación utilizada en nuestra investigación. No podíamos actuar de otro modo: es el único método ético posible y digno de calificarse como libertario.

No respondieron a nuestra oferta de participar conjuntamente en un coloquio sobre la Guerra civil en la Cerdaña. No era un desafío, ni un duelo, sino un instrumento de debate y apertura de nuevos campos de investigación. Quizás, para ellos, era otra cosa.

Seis meses después de esa presentación cedimos al ACC todo el material utilizado en nuestra investigación, tanto el digitalizado como el que tenemos en papel. Este es un hecho banal, y que debiera ser habitual, pero que en la práctica es absolutamente extraordinario en el mundillo universitario y académico. Quien quisiera o pudiera contrarrestar nuestra versión de los hechos acaecidos en la Cerdaña durante la Guerra civil, tenía a su disposición todo el material que nosotros habíamos utilizado y recopilado. Así lo prometimos en el libro, y así lo cumplimos. Sabemos que los historiadores académicos nunca hacen tal cosa; pero nosotros somos traperos, servidores de la historia.

Claro está que la generosidad de nuestro gesto implicaba tácitamente un reto; si nuestra documentación era inapelable, la leyenda negra contra los anarquistas catalanes debía ser abandonada por falsa y obsoleta. Y la permanente infamia nacionalista/estalinista contra los libertarios quedaba documental e históricamente desacreditada; reducida al ámbito del insulto de cuatro majaderos ignorantes.

HOY (finales de 2019)

Rasgo característico de nuestra sociedad son las mentiras sin respuestas efectivas posibles, ya que el pensamiento único y sectario dominante no permite ningún debate. Se vive y reflexiona desde unpresente perpetuo, porque se pretende que el pasado no existe, ¡o que está pasado de moda! La consecuencia más útil para las élites y el aparato estatal es la ausencia de memoria histórica sobre la Guerra civil, o incluso sobre los hechos de hace pocos años, meses, semanas o días.

Vivimos, en estos últimos años, un inaudito auge del catalanismo, una invasión mediática todopoderosa de la ideología nacionalista más simplona y una fiebre de patriotismo identitario, sin mesura ni control, que todo lo arrasa.

Aparecen sonadas aberraciones de carácter oportunista, que no solo no son denunciadas por monstruosas, sino que a veces son bien acogidas y mejor publicitadas. Nacen desde ese presente perpetuo que ignora las luchas del pasado. Si alguien se denomina anarquista, libertario o anarcosindicalista hunde sus raíces en determinada historia, principios y ética.

Quizás solo se trata de pura indigencia intelectual y de oportunismo. La Cerdaña, además, queda muy lejos de Barcelona y está dividida entre Francia y España. Demasiado complejo para solo 16.000 habitantes y aún menos votos. Mejor no moverlo y, sobre todo, que el asesinato de anarquistas por nacionalistas en 1937 no empañe ni obstaculice esa alianza contra natura entre libertarios e independentistas.

Mejor la ignorancia absoluta que el conocimiento profundo de la historia. Difama, que algo queda, piensa el nacionalista. Ignora el pasado, o retuércelo hasta el paroxismo para pactar el presente, interiorizan algunos libertarios, alocadamente, sometiéndose al nacionalismo. Pero tales aberraciones solo son posibles desde la debilidad y ausencia de perspectivas propias del mundo libertario.

Hay que elegir entre Miquel Badía y Justo Bueno. Hay que elegir entre Antonio Martín o sus asesinos nacionalistas, que inventaron la leyenda negra antilibertaria para ocultar sus propios crímenes. O anarco o independentista; las dos cosas a la vez sólo son posibles cuando se sufre una profunda esquizofrenia.

¿A qué vienen ahora esos dos jubilados de Barcelona a decirnos que esas historias de asesinos anarquistas en la Cerdaña no son ciertas, con lo cómodas y nacionalistas que nos quedaban?

Piensan que ¡mejor ignorantes que traidores a la patria! ¿Libertarios independentistas?: ¡apaga y vámonos! Ya lo dijo Orwell: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”.

Antonio Gascón y Agustín Guillamón

Barcelona, 20 de diciembre de 2019

ANEXOS

  1. Libro

Gascón, Antonio y Guillamón, Agustín: Nacionalistas contra anarquistas en la Cerdaña 1936-1938. Antonio Martin, la experiencia libertaria de Puigcerdá y el sagrado mito de Bellver. Ediciones Descontrol, Barcelona, 2018.

  1. Manifiesto

Manifiesto trapero de Puigcerdá

Combate por la Historia

El combate de los trabajadores por conocer su propia historia es uno, entre otros muchos más, de la guerra de clases en curso. No es puramente teórico, ni abstracto o banal, porque forma parte de la propia conciencia de clase, y se define como teorización de las experiencias históricas del proletariado internacional, y en España debe comprender, asimilar y apropiarse, inexcusablemente, las experiencias del movimiento anarcosindicalista en los años treinta.

Un fantasma amenaza a la ciencia histórica, el fantasma de la falsificación. La amnesia, pactada por los sindicatos y partidos políticos de la oposición democrática con los últimos gestores del Estado franquista a la muerte del dictador, fue otra derrota más del movimiento obrero en la Transición, que tuvo importantes consecuencias para la memoria histórica de la Dictadura Franquista y la Guerra Civil. La amnistía significó un borrón y cuenta nueva con el pasado. Ello imponía el olvido deliberado y “necesario” de toda la historia anterior a 1978. Era preciso reescribir una nueva Historia Oficial, puesto que la versión franquista y la antifranquista ya no servían al nuevo poder establecido, bajo una óptica superadora de los antagonismos que determinaron la Guerra civil española.

En la actualidad, abril de 2018, desvanecida de la memoria colectiva cualquier referencia conflictiva, antagónica, o que pusiera de manifiesto que la Guerra civil fue también una guerra de clases, ha culminado ya la tarea de su recuperación como episodio de la historia burguesa. Los mandarines de la Historia Oficial, minimizado, oculto e ignorado el carácter proletario y revolucionario de la Guerra civil, acometen la recuperación del pasado como relato de la formación y consolidación histórica de la democracia representativa, o en las autonomías históricas, como justificación de su constitución en nación.

Se arrebata a la clase obrera su protagonismo histórico, en beneficio de los nuevos mitos democráticos y nacionalistas de la burguesía que detenta el poder económico y político. CONSTATAMOS QUE LA MEMORIA HISTÓRICA ES UN CAMPO DE BATALLA DE LA LUCHA DE CLASES.

Las instituciones burguesas del aparato cultural del Estado siempre han controlado y utilizado la historia en su provecho, ocultando, ignorando o tergiversando los hechos que cuestionan o ponen en entredicho la dominación de clase, a lo cual se avienen gustosos, salvo raras y honrosas excepciones, la inmensa mayoría de académicos e historiadores profesionales.

En el actual estado de las investigaciones, el libro de Pous/Sabaté sobre Antonio Martín y la Guerra civil en la Cerdaña, así como la machacona repetición de sus tesis y afirmaciones por casi todos los historiadores que han tratado ese tema, es el ejemplo más destacado y extremo que ilustra la Historia Oficial de que se habla en este Manifiesto. LA HISTORIA OFICIAL ES LA HISTORIA DE CLASE DE LA BURGUESÍA.

La objetividad, como idea platónica, no existe en la realidad de una sociedad dividida en clases sociales. En el caso concreto de la Guerra civil, la Historia Oficial se caracteriza por su EXTRAORDINARIA ineptitud y su no menos EXTRAVAGANTE actitud. La INEPTITUD radica en su incapacidad absoluta para alcanzar, o siquiera intentarlo, un mínimo rigor científico. La ACTITUD viene dada por su consciente IGNORANCIA o NEGACIÓN de la existencia de un potentísimo movimiento revolucionario, mayoritariamente libertario, que condicionó, se quiera o no, todos los aspectos de la Guerra civil. Estos funcionarios de la burguesía, en el campo de la historia, incurren en diversas aberraciones intelectuales (aberrantes incluso desde una perspectiva burguesa):

EXALTAN Y ELOGIAN los métodos y la eficacia represiva de guardias de asalto y guardia civil (rebautizada Guardia Nacional Republicana) o de la policía política (Servicio de Información Militar o SIM). Quizás no son demasiado conscientes de que con ello están elogiando la tortura. Pero es éste un aspecto que, como ningún otro, delata la influencia de la perspectiva e intereses de clase en el trabajo histórico, porque ese elogio de la eficacia de la tortura y la represión policiaca y judicial republicana contra los revolucionarios, corre paralelo al horror mostrado ante la violencia de clase, desencadenada en julio de 1936 por los “incontrolados” contra la burguesía. Pueden ser especialistas en el tema de la violencia, contables eficientes de muertes violentas, que muestran sin embargo una total parcialidad cuando califican de “terror” anarquista o “eficacia” policíaca lo que no deja de ser siempre violencia de una clase contra otra. Sólo que para ellos la violencia obrera es terror, y en cambio, la violencia estatal o del SIM, del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), de Esquera Republicana de Catalunya (ERC) y Estat Catalá es eficacia. No hay más razón que su perspectiva de clase. La violencia se mide por un doble rasero, según toma y daca de quien la ejerza o la sufra.

NIEGAN, aunque prefieren IGNORAR, porque resulta más cómodo, efectivo y elegante, la fuerza decisiva en la zona republicana de un movimiento revolucionario, mayoritariamente anarquista.

NIEGAN, o disminuyen hasta límites que falsifican los hechos, documentalmente probados, el enorme papel represivo, reaccionario y cómplice de la Iglesia Católica en el golpe de estado militar, y su participación activa en la preparación, desencadenamiento y bendición de la posterior represión fascista.

LAMENTAN que George Orwell escribiera un “maldito” libro que jamás debió leerse, y Ken Loach filmara una “horrorosa” película que jamás debió verse. Queremos lanzar una señal de ALARMA contra una creciente marea de historiadores revisionistas de la Guerra civil española.

ALARMA por la decidida falsificación de los hechos históricos de que hacen gala, pese a la documentación disponible. Los hechos mismos pasan a la clandestinidad y los documentos son ignorados, o malinterpretados. La historiografía sobre la Guerra civil ha pasado de ser una historia militante, hecha por protagonistas y testigos de la guerra civil, con todos los riesgos que ello supone, pero también con la pasión insustituible de quien no juega con palabras porque antes se ha jugado la vida, a ser una historia académica inepta y obsoleta, caracterizada por el disparate, la incomprensión e incluso el desprecio a los militantes y organizaciones del movimiento obrero.

ALARMA ante la creciente banalización de la Historia Oficial, y la metódica marginación de las investigaciones que ponen de relieve el decisivo papel histórico del movimiento obrero, por más rigurosas que sean. En realidad, existe una absoluta incapacidad por parte de los historiadores burgueses no ya para comprender, sino siquiera aceptar la existencia histórica de un movimiento revolucionario de masas en la España de 1936. Nos hallamos ante una historia negacionista del movimiento revolucionario que se desarrolló durante el período de la Guerra civil.

La Historia Oficial plantea la Guerra civil como una dicotomía entre fascismo y antifascismo, que facilita el consenso entre los historiadores académicos de izquierda y derecha, los nacional-catalanistas y los neoestalinistas que, todos juntos, coinciden en descargar el fracaso republicano en el radicalismo de anarquistas, poumistas y masas revolucionarias, que se convierten de este modo en la víctima propiciatoria común.

Con la ignorancia, omisión o minimización de las connotaciones proletarias y revolucionarias que caracterizaron el período republicano y la Guerra civil, la Historia Oficial consigue ponerlo todo del revés, de forma que sus principales popes se imponen la tarea de reescribirlo todo DE NUEVO, y consumar de este modo la expropiación de la memoria histórica, como un acto más del proceso de expropiación general de la clase trabajadora. Pues, a fin de cuentas, la historiografía académica es quien elabora la Historia. Si, al mismo tiempo que desaparece la generación que vivió la guerra, los libros y manuales de la Historia Oficial ignoran la existencia de un magnífico movimiento anarquista y revolucionario, dentro de diez años se atreverán a decir que ese movimiento NO HA EXISTIDO. Los mandarines creen firmemente que NUNCA ha existido aquello sobre lo que ELLOS no escriben: si la historia cuestiona el presente, la niegan.

La función de la historia revolucionaria consiste en mostrar que leyendas, libros y manuales engañan, que los políticos se enmascaran, que el poder ilusiona y que casi todos los historiadores burgueses mienten, falsifican, manipulan y se someten a la burocrática y clasista disciplina académica. Ante el creciente desprestigio de la profesión de historiador, y pese a las honrosas y sobresalientes excepciones existentes, Antonio Gascón y Agustín Guillamón, con el objetivo de evitar indeseables y desagradables confusiones, renunciamos al apelativo de historiadores; razón suficiente para reclamar la honesta actividad de coleccionistas de testimonios y papeles viejos: traperos de la historia.

Después de la derrota política (que no militar) de los anarquistas en mayo de 1937, en Barcelona y en toda Cataluña, la represión contra el movimiento libertario durante el verano de 1937 fue acompañada por una campaña de infamias, degradaciones, falacias, insultos y criminalización, que sustituyó la realidad social e histórica por una nueva realidad: la leyenda negra antilibertaria, que desde entonces se convirtió en la única explicación admisible, en la única historia vivida. Por primera vez en la historia una campaña de propaganda política sustituía la realidad de lo acaecido por una realidad inexistente, artificialmente construida. George Orwell, testigo y víctima de esa campaña denigrante de falsedades y demonización, llevó a sus novelas al omnipotente Gran Hermano. Los historiadores académicos podían reescribir el pasado una y otra vez, según los intereses sectarios y políticos de cada momento, las iras del dios que adorasen o el gusto y capricho del amo de turno. Como escribía en su novela 1984: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”.

La Sagrada Historia de la burguesía heredó, profundizó y completó desde el campo de la historiografía esa campaña difamatoria estalinista y republicana, que es necesario denunciar, criticar y destruir. La historia es un combate más de la guerra de clases en curso. A la historia de la burguesía oponemos la historia revolucionaria del proletariado. A las mentiras se las derrota con la verdad; a los mitos y a la leyenda negra con los archivos.

Hay una contradicción flagrante entre el oficio de recuperación de la memoria histórica, y la profesión de servidores de la Historia Oficial, que necesita olvidar y borrar la existencia en el pasado, y por lo tanto la posibilidad en el futuro, de un temible movimiento obrero revolucionario de masas. Esta contradicción entre el oficio y la profesión se resuelve mediante la ignorancia de aquello que saben o deberían saber; y eso les convierte en INÚTILES. La Historia Oficial pretende ser objetiva, imparcial y global. Pero se caracteriza por su incapacidad para reconocer el carácter clasista de su pretendida objetividad. Es necesariamente parcial, y no puede adoptar más perspectiva que la perspectiva de clase de la burguesía. Es necesariamente excluyente, y excluye del pasado, del futuro y del presente a la clase obrera. La Sociología Oficial insiste en convencernos que ya no existe la clase obrera, ni el proletariado, ni la lucha de clases; a la Historia Oficial le toca convencernos de que nunca existió. Un presente perpetuo, complaciente y acrítico banaliza el pasado y destruye la conciencia histórica.

Los historiadores de la burguesía tienen que reescribir el pasado, como lo hacía una y otra vez el Gran Hermano. Necesitan ocultar que la Guerra civil fue una guerra de clases. Quien controla el presente, controla el pasado, quien controla el pasado, decide el futuro. La Historia Oficial es la historia de la burguesía, y hoy tiene por misión mitificar los nacionalismos, la democracia y la economía de mercado, para convencernos de que son eternos, inmutables e inamovibles.

Antonio Gascón y Agustín Guillamón, impulsores de este Manifiesto, constituidos en Comité de Defensa de la Historia, declaran su beligerancia en este COMBATE POR LA HISTORIA. Por esta razón, y como hemos demostrado en el libro Nacionalistas contra anarquistas en la Cerdaña, publicado por Ediciones Descontrol,

DECLARAMOS PROBADO:

Que la represión de curas y derechistas en la Cerdaña desde el 20 de julio de 1936 hasta el 8 de septiembre de 1936 fue dirigida por el alcalde de Puigcerdá, Jaime Palau, militante de ERC.

Que la lista de los 21 ciudadanos derechistas de Puigcerdá “que debían ser eliminados” fue debatida y elaborada en el Casal de Esquerra Republicana de Cataluña, y su presidente Eliseo Font Morera “aprobó la lista de víctimas”. Las personas que figuraban en esa lista fueron detenidas y asesinadas en la noche del 9 de setiembre de 1936.

Que en la constitución del Consejo Administrativo del Pueblo de Puigcerdá del 20 de octubre de 1936, los anarquistas obligaron a que participase ERC con los dos protagonistas principales de la represión contra los derechistas: Jaime Palau y Eliseo Font.

Que ANTONIO MARTÍN ESCUDERO, el Durruti de la Cerdaña, fue asesinado en el puente de Bellver, el 27 de abril de 1937, en una emboscada preparada por ERC y Estat Catalá. El asesinato se debía al férreo control ejercido por los anarquistas en la frontera, que perjudicaba el contrabando ejercido por estalinistas y nacionalistas.

Que, a partir del 10 de junio de 1937, tras la derrota política de los anarquistas en los Hechos de Mayo, les llegó el turno a los anarquistas. Siete libertarios fueron asesinados en La Serradora por estalinistas y nacionalistas. Se constituyó un Comité Ejecutivo, formado por estalinistas y nacionalistas, para coordinar y dirigir la represión antilibertaria en la Cerdaña. La represión y la difamación iban íntimamente unidas. La matanza del 9 de setiembre de 1936, todos los asesinatos cometidos en la comarca, todos los robos y crímenes encontraron un mismo chivo expiatorio y falso culpable: los anarquistas. De este modo se desviaba la autoría criminal de PSUC-ERC y se criminalizaba al enemigo de clase: los anarquistas.

Que la mayoría de los historiadores mienten, manipulan o falsifican, algunos de forma consciente, los más inconscientemente; está en la naturaleza y condición del oficio que les paga el sueldo. La Sagrada Historia de la burguesía es una falacia, construida para exculpar a nacionalistas y estalinistas de los desmanes de los primeros tiempos de la Revolución. Y un buen ejemplo es la vigente historiografía sobre Puigcerdá y la Cerdaña, que ha logrado ocultar, durante más de 80 años, que los protagonistas del golpe de 1934 fueron duramente represaliados por la derecha españolista en 1935; que esa represión provocó la participación vengativa de los golpistas catalanistas de 1934 en los abusos y arbitrariedades que, después de julio de 1936, siguieron a la derrota de los militares en Barcelona y el resto de Cataluña. Y en particular que más de uno de ellos o era miembro de Estat Catalá, o mayoritariamente miembros reconocidos de ERC, citados en la Causa General como responsables de las matanzas locales.

Que el mito de los fusilamientos masivos en la collada de Tosas, ordenados por el Comité de Puigcerdá, se desmorona ante la precisión y contundencia de un documento de la Causa General que concluye, una vez desenterrados y analizados los 26 cadáveres existentes, que eran en su mayoría personas muy jóvenes, identificados algunos como derechistas y desertores, abatidos por los carabineros al intentar cruzar la frontera. Ni comité, ni fusilamientos; carabineros y desertores, y en todo caso muertes ajenas a la problemática interna de la Cerdaña que no deben contabilizarse como fruto de los conflictos sociales y políticos de esa comarca.

Que a nadie se le debería escapar que la destrucción de la leyenda negra del anarquismo catalán en la Cerdaña, y muy concretamente de la fabulosa criminalización de Antonio Martín, efectuada irrefutablemente en nuestro libro sobre la Cerdaña, implica importantes consecuencias:

A. Las autoridades republicanas y estalinistas, en 1937, mintieron conscientemente, y conscientemente levantaron esa leyenda negra y denigratoria contra el anarquismo catalán. Fue una poderosa arma política contra la CNT-FAI, y además la mejor defensa posible a sus propios crímenes: atribuírselos a los anarquistas.

B. Los historiadores de la burguesía mienten y seleccionan sesgadamente la documentación existente en los archivos, y se convierten de este modo en herederos y continuadores de la campaña denigratoria de propaganda y difamación que consiguió, por primera vez en la historia, que la auténtica realidad social e histórica desapareciera y fuera sustituida por otra nueva realidad-ficción, inventada por esa campaña de propaganda e infamias.

C. Nacionalistas y estalinistas catalanes compartieron, en 1937-1938, de forma natural, civilizada y ética su radical racismo político respecto a los anarquistas, con confusos prejuicios étnicos, culturales, clasistas, ideológicos e idiomáticos. Los anarquistas eran degradados y deshumanizados, de modo que en el imaginario nacionalista y estalinista dejaban de ser personas para convertirse en bestias y alimañas, que bien podían y merecían sacrificarse en el altar de la patria. Como meses antes ya se había hecho con los derechistas españolistas.

D. Todos esos monstruos, asesinos en serie, vampiros y come curas que aparecieron como un virus inexplicable en toda Cataluña, y que la historiografía ha calificado como criminales, deben ser revisados. Todos los historiadores están bajo sospecha de parcialidad y sectarismo.

E. En el verano de 1937 la CNT dejó realmente de existir en la Cerdaña como organización. La brutal represión antilibertaria fue organizada por un Comité Ejecutivo en el que participaron Vicente Climent (PSUC), Juan Bayrán Clasli (PSUC), Joan Solé (alcalde de Bellver), un agente de Vigilancia llamado Samper y otro agente anónimo, pertenecientes ambos a Estat Catalá.

POR LO TANTO, CONCLUIMOS:

Que la historia es un combate más de la guerra de clases en curso. A la historia de la burguesía oponemos la historia revolucionaria del proletariado. A las mentiras se las derrota con la verdad; a los mitos y a la leyenda negra con los archivos.

Que la historia, como ciencia social, ya no es posible realizarla en las instituciones universitarias y académicas, donde los historiadores se transforman en funcionarios sometidos al poder y al orden establecido. La Historia honesta, científica y rigurosa, hoy, sólo es posible contra los historiadores académicos y al margen de las instituciones.

Que la Historia burguesa tiene por misión mitificar los nacionalismos, el totalitarismo democrático y la economía capitalista, para convencernos de que son eternos, inmutables e inamovibles. Un presente perpetuo, complaciente y acrítico banaliza el pasado y destruye la conciencia histórica. De la Historia Sagrada estamos pasando a la poshistoria. Posverdad es un neologismo que describe una situación cognitiva, frecuente hoy, en la que el informador crea opinión pública subordinando los hechos y la realidad a las emociones, los prejuicios, las ideologías, la propaganda, los intereses materiales y la política. Si algo aparenta ser cierto y además halaga la vanidad, o satisface emociones, al tiempo que fortalece prejuicios o identidad, merece ser verdadero. Una buena campaña publicitaria convierte la mentira, la estafa y las falsificaciones en una agradable y conveniente posverdad. La poshistoria deja de ser la narración e interpretación de los hechos sucedidos en el pasado para convertirse en la narración que plumíferos de todo pelaje e ideología fabrican para el mercado editorial, más allá de los hechos y de la realidad histórica, considerados ya como simbólicos, secundarios, prescindibles, perjudiciales o clandestinos.

POR LO TANTO, DEMANDAMOS:

Que los paneles informativos levantados en el puente de Bellver sean quitados o corregidos.

Que ERC asuma su responsabilidad en la matanza de Puigcerdá del 9-9-1936 y cese las infamias levantadas permanente y sistemáticamente por su organización contra los libertarios.

Que Pous/Solé reconozcan formalmente sus errores e insuficiencias, y los hagan públicos y notorios, por dignidad propia y porque es de justicia.

INICIAMOS la difusión de este texto con el objetivo de concienciar, eximir y librar a los libertarios del enorme perjuicio moral sufrido a causa de esa degradante campaña difamatoria, impulsada por estalinistas y nacionalistas.

No es posible ningún pacto ni colaboración con el enemigo de clase. Convocamos a esa necesaria minoría ácrata y rebelde armada de principios, aún sin patria ni banderas, sin dioses ni fronteras, sin dejaciones ni renuncias, a que se sumen a estas demandas, enviando susadhesiones a este Manifiesto alCOMITÉ DE DEFENSA DE LA HISTORIA, e-mail:chbalance@gmail.com

Antonio Gascón y Agustín Guillamón. Puigcerdá, 27 de abril de 2018

Anarquismo y epístemes

J. Rodríguez, O. Salgueri y A. Sánchez

El anarquismo, más allá de cualquier acepción romántica, no puede entenderse como una ideología del pasado, pese a los continuos intentos de los discursos dominantes por fechar su desaparición en mayo de 1937 tras los “sucesos de la semana trágica” de Barcelona. Mientras que en España sobrevivió en la clandestinidad y en el exilio, en otros países iría cristalizando en algunos de los denominados nuevos movimientos sociales que irían desde el pacifismo y el antimilitarismo hasta los ecologismos y movimientos antidesarrollistas, pasando por los postfeminismos. Negar su extinción, claro está, no implica afirmar que el anarquismo hoy está en todas partes, como postula Nato Thompson, comisario de arte en Creative Time, al observar que el anarquismo se ha convertido en un estilo de vida y ha originado un tipo de personas que denomina anarchists lifestyle, distintos de los punks y los okupas de hace 20 años, y entre las que incluiría también los hipsters, en tanto que nueva generación urbana distinguida estéticamente como grupo con identidad propia, consumidora cultural fuera del mainstream, que monta en bici y participa en jardines comunitarios (Thompson, 2013: 53).

Fruto de la supervivencia marginal y a pesar de la merma intencionada del movimiento por la represión franquista y más tarde por los efectos de una memoria histórica interesada, el anarquismo en el Estado español sigue estando presente en distintos ámbitos de las luchas sociales. En el ámbito laboral, la centenaria Confederación Nacional del Trabajo, o CNT, aunque debilitada en lo que atañe al número de afiliaciones, ha acogido a una nueva generación de anarco-sindicalistas que siguen entendiendo la acción sindical y la autogestión obrera como instrumentos útiles en la emancipación del proletariado, y ahora también del precariado, cognitoriado y cuantos “-ados” permita la neo-lengua postmoderna. Junto a esta, se encuentra la Confederación General del Trabajo, o CGT, sindicato resultado de una escisión de la CNT y con tendencia libertaria. Además de en el pacifismo y el antimilitarismo, el anarquismo también cobró especial relevancia en el movimiento de insumisión; al igual que en el ecologismo, donde muchas de las luchas anti-desarrollistas más significativas de las décadas anteriores, como la del pantano de Itoiz, recuperaron el concepto del “deber de desobediencia civil” de Henry David Thoreau, exponente del anarco-individualismo estadounidense del siglo XIX (Casado da Rocha y Pérez, 1996). Además, a partir del 15-M y de otras luchas sociales posteriores que han surgido de este entorno, como los colectivos contra los desahucios, los grupos antirrepresivos o las cooperativas integrales, es común ver entre sus filas también a militantes libertarios, hombres y mujeres anarquistas sacando adelante proyectos políticos con mayor o menor éxito junto a otras personas afines de la misma o diversa ideología, pero con objetivos y modos de hacer comunes.

Mención aparte merece Internet, pues el número de páginas webs anarquistas es prácticamente incalculable y están alojadas en servidores de todo el planeta y en casi todos los idiomas. Desde archivos universitarios hasta páginas de contra-información, pasando por espacios de colectivos e individualidades de las más diversas escuelas y tradiciones libertarias. Síntoma de la pervivencia de un elemento clásico del anarquismo, la difusión cultural y la autogestión informativa, es que ahora en la red se han multiplicado exponencialmente el número de publicaciones y quizás también de lectores. Este sería un estupendo campo de estudio para la emergente etnografía virtual que también tendría cabida en una propuesta factible de epistemología anarquista contemporánea.

Pero es en el ámbito de la cultura y la razón crítica donde el anarquismo se ha desarrollado con mayor vitalidad: desde los ateneos libertarios hasta publicaciones periódicas dispares como las revistas Ekintza Zuzena, El Viejo Topo o Germinal. Revistas de Estudios Libertarios que se han mantenido durante décadas, pasando por editoriales como la Fundación Anselmo Lorenzo o LaMalatesta, distribuidoras alternativas y antiautoritarias, librerías, etc. Esto queda demostrado a partir del excelente inventario de Joël Delhom (2012) de libros, folletos, tesis y tesinas en castellano, catalán, gallego y francés (y algunas en alemán, inglés e italiano) sobre el anarquismo español entre 1990 y 2011; los resultados hablan por sí mismos: 464 entradas repartidas entre temáticas como guerra civil, resistencia antifranquista, cultura, educación, anarco-feminismo, sexualidad, etc. Este acerbo cultural, sin duda, ha sabido inseminar a parte de una sociedad española que pronto se atrincheraría en la profilaxis del pensamiento único.

La cuestión pendiente es entonces encontrar esos otros nuevos espacios y prácticas que podríamos denominar anarquistas y/o libertarios. Sin ser el interés de este texto, la controvertida distinción entre anarquista y libertario/a puede resultarnos útil en esta búsqueda. Entre los defensores de distinguir entre uno y otro término se encuentra Carlos Taibo, para quien el adjetivo anarquista “tiene una condición ideológico-doctrinal más fuerte que la que corresponde al adjetivo libertario”; por ejemplo, señala, “un anarquista es alguien que ha leído a Bakunin y a Kropotkin, y que se identifica con sus ideas”. Libertario, por su parte, “tiene un sentido más amplio, en la medida en que remite a la condición de muchas gentes que, anarquistas o no, apuestan por la asamblea, por la democracia directa y por la autogestión, y rechazan jerarquías y liderazgos” (Taibo, 2013). Es probablemente en esta segunda acepción donde podrían enmarcarse numerosas y diversas propuestas políticas que han emergido con intensidad en los últimos 20 años desde el pronunciamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en San Cristóbal de las Casas el 1 de enero de 1994. Bajo la amenaza de un capitalismo que se desmiembra por momentos, llevándonos al colapso, gana peso la propuesta libertaria que apuesta por una organización social desde abajo, la autogestión y la des-mercantilización de la vida cotidiana. Una propuesta a la que se han adherido, entre muchos otros, el activismo antiglobalización de las contra cumbres, los colectivos Food Not Bombs, las asambleas barriales y fabriles en la Argentina del cacerolazo de 2001, el 15-M en el Estado español, el Ocuppy movement norteamericano, los colectivos por el decrecimiento o los bancos del tiempo que están inspirados en la Cincinnati Time Store del anarquista norteamericano Josiah Warren.

En este orden de cosas, y siguiendo a Colin Ward, las ideas libertarias que más fuerza han cobrado desde la caída del muro de Berlín, pasando por el movimiento antiglobalización hasta los presentes Occupies e Indignados, son aquellas que hacen hincapié en la estructura de las organizaciones, ya sean movimientos sociales, ya sean colectivos, y formas de llevar a cabo las reivindicaciones, por ejemplo, la acción directa y la desobediencia (Ward, 2013), así como la denuncia del colapso anunciado de los Estados-nación en la mundialización político-económica. Como Manuel Castells señalaba en un artículo de opinión cuatro días después del asesinato de Carlo Giuliani en julio de 2001 en la contra-cumbre de Génova y refiriéndose a la pluralidad de integrante del movimiento antiglobalización: “Otros se declaran abiertamente anti-sistema, anticapitalistas desde luego, pero también anti-Estado, renovando los vínculos ideológicos con la tradición anarquista que, significativamente, entra en el siglo XXI con más fuerza vital que la tradición marxista, marcada por la práctica histórica del marxismo-leninismo en el siglo XX”.

[Tomado de “Una mirada libertaria a la investigación social”, artículo incluido en la compilación Miradas libertarias, texto que en versión completa está disponible en

Aliados libertarios, asumiendo lo suficiente y lo necesario

(apuntes  sobre la necesaria y siempre insuficiente deconstrucción de la masculinidad en el imaginario HPC )                         

Con las palabras que siguen quiero comentar un artículo titulado “¿Deconstrucción?”, publicado en “La Oveja Negra” (http://www.boletinlaovejanegra.blogspot.com) nº 62 de abril-mayo de 2019

1 Introducción.

Todes somos socializadas (miremos si no las expectativas generadas antes del nacimiento) y vivimos inmersos en el imaginario social heteropatriarcalcapitalista (HPC). Hablamos de la regulación inconsciente de la dominación en nosotros no por Otro Yo desconocido, sino de otro en mí mismo, que me subjetiviza, un imaginario en el que el sujeto no se dice sino que es dicho por él. Si los hombres queremos asumir el papel de aliados en la lucha que las mujeres libran por su emancipación no podemos sino iniciar un proceso, usamos para lo que vamos a tratar una reflexión de Castoriadis: “la reflexión genuina es por lo tanto, ipso facto, un desafío a la institución de la sociedad dada, la puesta en cuestión de las representaciones socialmente instituidas”. [C. C. “El mundo fragmentado”].

Una desafiante reflexión, una deconstrucción de nuestra masculinidad producto del imaginario HPC que implicará su imbricación necesaria con nuestras prácticas, aunando lo personal con lo político (y viceversa).  

Hemos de reconocer que nuestra impronta, nuestra pulsión masculinista , nos lleva a querer ser, en los más de los casos, los más feministas (siempre los más en todo), incluso más que las propias compañeras, pura estética vacía de los que no quieren incidir en sus privilegios HPC y sin embargo prestos nos atrevemos a sostener la pancarta feminista. En definitiva, es mucho más grato referirse a los cuidados que amorosamente prestan tantas mujeres y a cómo los capitalistas las explotan que cuestionarse cuánto mejor vivo yo sin limpiar el váter.

Cómodamente instalados en nuestros privilegios de la jerarquía HPC [en los cuidados, en el sindicato, en el curro, en las relaciones afectivas], cuando la igualdad nos involucra directamente la sentimos como opresión de “las que están sacando las cosas de quicio”, “las feministas dividen la lucha y quieren una guerra de sexos” (o los cientos de comentarios misóginos que cotidianamente escuchamos en el entorno de nuestras fraternidades ante los que cerramos nuestros oidos, disculpamos o incluso aplaudimos, no vaya ser que desconfíen o nos expulsen de esas fraternidades masculinas a las que pertenecemos) .   

2. Genealogía del heteropatriarcado capitalista.

Iniciemos una breve aproximación a los orígenes y desarrollo histórico de este imaginario señalando la íntima imbricación del Patriarcado con el Capitalismo iniciada hacia el S XVI. Con la destrucción a sangre y fuego las anteriores formas populares de convivencia patriarcal muy relativamente horizontales (las revueltas campesinas en defensa de los comunes contra su privatización, la masiva quema de brujas en Europa para sujetar a las mujeres y el exterminio de las poblaciones autóctonas de las colonias, etc.) se inicia un nuevo régimen, el capitalista que rearticula y “moderniza” el Patriarcado anterior.  

La naturalización de la dominación impulsada desde sus inicios por la Modernidad Ilustrada fue produciendo monstruos domesticades y normativizados. El discurso moderno del “somos así” o “la genética y biología humanas nos determina”, se manifiesta en los distintos filósofos modernos, para: a) señalar la necesidad del Estado que imponga el orden entre les lobas/os (Hobbes); b) distribuir absurdas “complementariedades”: los hombres, son racionales, luego su lugar es el ámbito público y siendo las mujeres emocionales e inestables son incapaces de asumir nada más allá del hogar y la maternidad (Rousseau); c) a unes cuantes, pobrecilles, su abyecta y enferma obsesión por les de su mismo sexo la sicología y la medicina “científica” les curará y reconducirá por el buen camino hetero (ej. Freud); d) a algunas culturas atrasadas tendremos que “civilizarlas”; etc.,etc.).

El desarrollo biopolítico estatal posterior y la asunción de este cientifismo naturalizador fue incorporado, con mayor o menor éxito, hasta en muchas de las prácticas de lucha y del imaginario de las tradicionales resistencias obreras.  

La pamema del libre albedrio (la quimera de la soberanía individual aislada y ansiosamente temerosa de la comunidad) es la estratagema que seduce y produce, entre nosotros los varones, el canon del hombre hecho a sí mismo, la individualidad atomizada y rabiosamente competitiva, misógina, racista y homófoba tan funcional a este HPC. Lo que hace tan potente la dominación HPC es su invisibilidad y reproducción continuada; somos sujetos construidos y sujetadas en y por estos valores y prácticas cotidianas (políticas e íntimas). Son las creencias inconscientes en las que vivimos inmersos las que nos han conformado como sujetos a la vez que nos han sujetado para asumir natural e inconscientemente nuestra privilegiada y toxica identidad masculina.                                                                                                               

Ante esta realidad tenemos un reto ineludible las que entendemos la individualidad como un valor inseparable de la comunidad, les libertarias somos quienes luchamos por la libertad y el apoyo mutuo en comunidades sin Estado, en las que la diversidad humana sea la base de una política en la que gestionemos autónomamente, sin tutelas de ningún tipo, todos los aspectos de nuestra vida para que merezca la pena ser vivida. 

Este reto nos sitúa más allá del derrocamiento del Estado y el Capital para implantar la autogestión generalizada de los medios de producción, histórico anhelo de las clases trabajadoras. Una vez realizada la revolución es pertinente preguntarnos por ¿quiénes asistirían a las asambleas obreras, vecinales, etc.?, ¿qué participación tendrían los no nacidos en la comunidad y/o de otra raza en las deliberaciones?, ¿quiénes se encargarían de cuidar a la chavalería y a los viejas durante las actividades públicas?, ¿reproduciremos el binario masculino/femenino?, ¿qué formas de camaradería afectivas y reproductivas serán cotidianas?, ¿seguiremos asumiendo la heteronorma y “respetando” a lxs abyectxs?.   

Por mucho que estén alejadas de nuestro cortoplazo, estas preguntas, entre otra muchas, no las podemos dejar como planteaba Lenin, y muchos anarquistas contemporáneos, siempre, para más tarde, ya que estos problemas, “culturales” se desvanecerán, se supone, una vez sobrepasados las cuestiones de la contradicción principal económica.

No nos creamos la superchería de que la bondad del ser humano saldrá a la luz mágicamente una vez destruido el estado y abolida la propiedad privada de los medios de producción instaurando la autogestión generalizada. Es el erróneo argumento de la determinación que la infraestructura económica impone a la superestructura cultural, por el que se pospone en la práctica hasta el fin de los tiempos la lucha contra la dominación heteropatriarcal.  

Ciego planteamiento economicista que no asumiendo la integración antropológica de la dominación en el HPC, crea artificialmente compartimentos estancos jerarquizados por los que se supedita a la contradicción principal (la económica) a la contradicción secundaria o cultural (la misoginia, la homofobia, etc.).

Sirva de ejemplo que en la Italia de inicios de los 70 del S XX, durante las luchas por la autonomía obrera muestran los hombres autónomos una miopía social y política de manual, fruto de un machismo inconsciente. Militando en Lotta Feminista,  las compañeras recibían la indiferencia y animadversión de sus camaradas hombres hacía lo que estos “revolucionarios” consideraban luchas interclasistas de las mujeres (aborto y violencia), acusándolas de dividir el movimiento revolucionario (enfrentando a hombres y mujeres) o sus risas burlonas ante su consideración de los cuidados “ni siquiera como un trabajo verdadero, pues con las guarderías en el socialismo se resolverían todos los problemas”; cuenta Mariarosa Dalla Costa que “Se hizo de inmediato evidente que el nudo difícil de deshacer era el de la maternidad….   …..maternidad, elección irreversible que condiciona toda la vida femenina y que no se resolvía llevando a los niños a la guardería…  …una mujer en casa siempre está de turno decíamos …la disponibilidad mental para planificar y afrontar las obligaciones e imprevistos de nuestra acción”.

Si “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones” también llevamos incorporada en nuestra subjetividad una cantidad enorme y toxica del imaginario HPC; esta subjetividad (esos sujetos sujetados mencionados), querámoslo o no, nos acarrea individual y colectivamente la dominación machista. De ahí que la destrucción de la sociedad actual tiene que ser integral. Por muy necesaria que sea estrategicamente la autogestión de los medios de producción, es claramente insuficiente.

3 ¿Qué hacemos con eso que han hecho de nosotros?: hombres      aliados de las anarcofeministas.                         

La sociedad HPC se estructura en una pirámide jerárquica en cuya cúspide se sitúa el hombre propietario, heterosexual, blanco y adulto (Trump o Bolsonaro pueden servirnos de ej.). Aún en el escalafón más bajo de esa jerarquía masculina hegemónica, los hombres disfrutamos de unos privilegios de todo tipo que es necesario localizar y erradicar, nuestra subjetividad individual y política nos impele a ejercerlos de manera más o menos inconsciente.  

Los hombres, y los libertarios no somos una excepción, es prioritario que realicemos un proceso individual y colectivo de deconstrucción en el que reflexiva, laboriosa, responsable y humildemente nos planteemos un cambio radical de nuestra subjetividad. Proceso que, como libertarios no confundamos con las modas HPC de la autoayuda ni emule los cantos de sirena de los grupos de las terapéuticas  llamadas “nuevas masculinidades”, también de actualidad, que solamente buscan conseguir hacer “buenos hombres igualitarios” en el marco  del feminismo burgués de la igualdad de oportunidades sin asumir la necesaria lucha anticapitalista y, fundamentalmente, mirando únicamente sus privilegios en las relaciones del binario masculino-femenino, abstrayendo la dominación de clase, raza, deseo sexual, etc. Las libertaries no circunscribimos nuestro horizonte a “los derechos humanos” de estos compañeros de viaje, pues no desdeñando los avances y conquistas fruto de las luchas, somos conscientes de que la consecución de derechos sencillamente son resultado de la correlación social de fuerzas, no son cimas inamovibles a las que es imposible descafeinar  una vez alcanzadas. Los derechos en esta sociedad no nos permiten distraer nuestra alerta de lucha.

 El proceso de deconstrucción de la masculinidad sabemos, los que lo iniciamos ahora, que nunca terminará, siempre será incompleto, parcial; tampoco será automático, ni armonioso, pues nos depara, a menudo desgarros y vergüenza propia [“recuerdo hace años que violé a mi compañera de entonces mientras dormía, aunque no lo viví como una violación”, comentaba un compañero]. Utilizando, para nuestro propósito, lo que nos dice Castoriadis, referente a la autonomía y la eliminación del mensaje de la dominación incrustado en nosotros mismos, diríamos que “la deconstrucción de nuestra masculinidad no es pues elucidación racional sin residuo y eliminación total del discurso heteropatriarcal no sabido como tal”. Este es un proceso como “una cerilla en medio del campo en plena noche; una cerilla apenas ilumina, pero nos permite ver cuánta oscuridad hay alrededor”.

Sabiendo que no estamos determinados totalmente y que tampoco somos dioses creadores  de nosotros mismos tendremos que conjugar y asumirnos como productos sociales conscientes de toda la toxicidad de la dominación naturalizada HPC en nosotros mismos y , a su vez, como productores como creadores que “……no buscaríamos nuestro sexo verdadero, sino indagar y deconstruir nuestro sexo falseado para crear y conquistar nuestro sexo imaginario.”

Deconstruir para crear, más bien para iniciar un proceso de destrucción de la masculinidad mediante un cultivo paciente y esforzado en interacción con los demás. Aquí la amistad es muy importante en este sentido, es el saber que nuestro trabajo y todo lo aprendido o adquirido lo es por contaminación, a través de los amigos, los compañeros en el proceso.

Si no buscamos ser simplemente “buenos hombres”, rechazando el feminismo de la igualdad de oportunidades tan caro a los partidos socialdemócratas de todo tipo; el proceso que iniciemos los hombres libertarios, laborioso, tenaz, reflexivo sin autocomplacencias, etc., tanto en nuestras prácticas cotidiano-relacionales (con todas, todes y todxs) como en el aprendizaje en/de los anarcofeminismos (no lo confundamos con que ellas nos eduquen ¡asumamos nuestra responsabilidad como mayores de edad!) creo que, debe ir fraguando aliados de las luchas feministas, cuestionando/nos el HPC en nuestras luchas sin hacer compartimentos estancos. 

Los hombres libertarios que queremos ser aliados no necesitamos espacios en el anarcofeminismo sino coger el espacio que tenemos en la sociedad, en la fraternidad en la que convivimos con otros varones (en las reuniones familiares, con los colegas del curro, con los compañeros de la universidad, etc.) y generar anarcofeminismo en él. Claramente, asumir esta práctica va a resultar criticada, incomprendida, despreciada y sospechosa ante los demás hombres; seremos vistos como traidores de esa fraternidad al no mostramos como depredadores machotes alfa hechos a sí mismos.

Y ya que “no es lo que han hecho de nosotros (el mercado, el estado, el heteropatriarcado) sino lo que nosotros hacemos con eso que han hecho de nosotros”, asumamos el aspecto claramente político de nuestra deconstrucción que por muy necesaria no es suficiente [[recientemente preguntaban a Almudena Hernando: “¿Se puede acabar con el orden patriarcal sin acabar con el modelo de desarrollo económico capitalista?  No. El orden neoliberal es resultado de una construcción identitaria y socio-económica patriarcal …..”;                                                                                                                                     “…..en el mundo occidental se está dando importancia únicamente a la razón, al dato, al ser más, a la desconexión emocional, a la irreflexión sobre nuestra sociedad y sobre el futuro que queremos]. Contentándonos con esa bondad masculina pregonada por algunos autores, sí nuestra deconstrucción no está imbricada con el horizonte políticamente libertariofácilmente será coptada por quienes quieren cambiarlo todo para ¡no cambiar nada!.                                                                                                                                                          Aliados siempre situados en nuestro ámbito cotidiano de concientización entre otros hombres; aliados contra la misoginia, los asesinatos machistas, contra la homofobia, asumiendo equitativamente los trabajos de cuidados para con los niñas como con les viejos, etc., etc.

Aliados que aprenden de las aportaciones que históricamente han hecho a la teoría social revolucionaria las anarcofeministas entre otras feministas muchas (E. Goldman, Rita L. Segato, Lucia Sánchez Saornil, J. Butler, María Mies, S. de Beauvoir, S. Federicci, etc, etc). Aprender nunca como un ejercicio intelectualoide; aprender, reflexionar, debatir para nutrir nuestro discurso y nuestras prácticas de combate social, político, económico, e ir desafiando lo más conscientemente posible la institución de la sociedad dada.

Aprender, en definitiva para ir cuestionando en lo político y en lo personal las representaciones socialmente instituidas del Heteropatriarcadocapitalista, para luchar integralmente por esas anheladas comunidades sin tutelas estatales ni jerarquías que, sustentadas en la libertad y el apoyo mutuo entre lxs diversxs/as/os/es, sean el marco en el que la vida merezca la pena ser vivida. Comunidades en las que los binarios masculino/femenino, homosexual/heterosexual, dirigentes/dirigidos,naturaleza/cultura, etc., sean un triste recuerdo de la dominación.

Gerardo

Ecofeminismos para evitar la barbarie

La autora reflexiona sobre el ecofeminismo en un mundo que separa humanidad y naturaleza. Sobre la necesidad de comprender y actuar frente a las crisis complejas que afrontamos y el repunte de los fascismos.

Yayo Herrero. Antropóloga y feminista. Revista Ecologista nº 100.

La economía, la tecnología y, en realidad, cualquier producción humana, son subsistemas del medio natural en el que se insertan. Sin embargo, los metabolismos sociales y económicos se han configurado como si fuese al revés. Una vez superada la biocapacidad del planeta, el tamaño de la esfera material de la economía está condenado a disminuir. En consecuencia, el crecimiento económico se estanca y retrocede inevitablemente.

Los poderes económicos y políticos siguen confiando en superar la crisis económica por la vía del crecimiento. Algunas opciones políticas aspiran a poder superar la crisis económica y ecológica a partir de un crecimiento verde sin que en la mayor parte de los casos se hable de reducción de la huella ecológica y de la redistribución de la riqueza. En los próximos años nuestro trabajo no estará tan centrado en combatir el negacionismo, sino el capitalismo verde y las falsas soluciones.

La mirada de los ecofeminismos permite reflexionar desde otro ángulo. Permite comprender mejor las crisis complejas e interconectadas que afrontamos; permite entender por qué la economía real está estancada y no genera puestos de trabajo; permite comprender quién se está ocupando de sostener las vidas en la situación de empobrecimiento creciente que estamos viviendo; permite entender que los movimientos migratorios emergentes presentan diferencias con los del pasado.

Los ecofeminismos explican que la producción capitalista tiene una precondición: la producción de vida que se realiza en espacios invisibles y que sigue una lógica opuesta a la del capital. Fuera de los focos, invisibilizadas y subordinadas, están las aportaciones cíclicas que regeneran cotidiana y generacionalmente tanto la existencia humana como la del resto del mundo vivo. En esos espacios ocultos, mujeres, territorios, sujetos colonizados animales y plantas, posibilitan la satisfacción de las necesidades humanas y, a la vez, estas aportaciones hacen posible que la producción capitalista exista. Cuanto más crece esa producción, más se explotan y exprimen las bases materiales que la hacen posible.

La sacralización del dinero como motor de la vida –sustituyendo al sol, la biodiversidad, la tierra fértil, el agua o las relaciones de interdependencia– hace que una buena parte de las personas crean que más que necesitar agua, alimentos, cuidados o vivienda, lo que necesitan es dinero. El dinero es el salvoconducto que permite obtener todo lo que se necesita para sostener la vida y, bajo esta creencia, se instaura una lógica sacrificial que defiende, como un dogma sagrado, que todo –territorio, vínculos y relaciones, libertad o dignidad– merece la pena ser sacrificado, con tal de que crezca la economía.

Pérdida de hábitat

Siguiendo esta lógica, estamos asistiendo a la destrucción de lo que nos mantiene vivos. Una acelerada pérdida de hábitat causada por la expropiación de la tierra, el envenenamiento de suelos, del aire y del agua a causa de los extractivismos, la agricultura y la ganadería intensiva, y la violencia extrema causada por guerras formales e informales. Estos procesos se dan en el medio rural, en los territorios de pueblos campesinos e indígenas, pero también en las ciudades, en las que las luchas por la vivienda y contra la mercantilización de los barrios son parecidas a las luchas en defensa del territorio.

Sumado a lo anterior, el cambio climático disminuye aún más el espacio habitable. Todo ello provoca expulsiones de sujetos y comunidades de los lugares en los que habitan. Cuanto más inhabitables se tornan los territorios, más personas –también otras especies– se ven obligadas a salir de ellos.

Estos procesos no son nuevos en la historia del capitalismo. Sin embargo, la escala ha aumentado de forma exponencial. A partir de los 80 el capitalismo mundializado ha perfeccionado los mecanismos de apropiación de tierra, agua, energía, animales, minerales, urbanización masiva, privatizaciones y explotación, de trabajo humano. Los instrumentos financieros, la deuda, las compañías aseguradoras, y toda una pléyade de leyes, tratados internacionales y acuerdos allanan el camino para que complejos entramados económicos transnacionales, apoyados en gobiernos a diferentes escalas, despojen a los pueblos, destruyan los territorios, desmantelen la red de protección pública y comunitaria que pudiese existir y criminalicen y repriman las resistencias que surjan.

En este contexto se produce un repunte significativo de opciones políticas de corte xenófobo, populistas, misóginas, antiecológicas y ultraderechistas. Cuando los discursos xenófobos dicen “aquí no cabemos todos”, aluden a la imposibilidad de que los estándares de consumo y estilos de vida materiales, políticos y simbólicos que se habían alcanzado solo para algunas partes minoritarias de la población sean viables para todos “los nacionales”, si llegan muchas personas de fuera.

Como si existieran varios planetas

La realidad incómoda es que no es posible que quepamos todos si los estándares materiales deseados suponen vivir como si existiesen varios planetas en lugar de uno parcialmente agotado. El bienestar material desigual de los países enriquecidos no se sostiene sobre la base material de su territorio, sino que se satisface acaparando otros territorios y expulsando irreversiblemente a quienes viven en ellos.

Sin transformar radicalmente el metabolismo económico, no son sólo las personas forzosamente desplazadas las que no caben, sino que, según se profundiza la crisis material y el cambio climático, y a pesar de que en su carnet de identidad diga que “son de los nuestros”, paulatinamente muchas personas quedarán también fuera. Cuando hablamos de exclusión, personas desempleadas de larga duración, jóvenes que no acceden al mercado de trabajo, desahucios o mujeres que sostienen la vida en un sistema que la ataca, estamos hablando de cómo la dinámica de expulsión del capital se expresa también en el supuesto mundo rico.

El decrecimiento material de la economía es simplemente un dato. Los neofascismos criminalizan, estigmatizan, deshumanizan, abandonan y matan a personas “sobrantes” con un discurso y escenografía que busca legitimar socialmente el exterminio. La Unión Europea criminaliza, estigmatiza, deshumaniza, abandona y mata a personas ‘sobrantes’ dentro del discurso políticamente correcto de los derechos, a partir de la ingeniería social ‘racional’ limpia y tecnócrata del capitalista mundializado que considera que las vidas y los territorios importan solo en función del “valor añadido” que produzcan.

Poner las vidas en el centro

Desde el ecologismo social ponemos encima de la mesa la necesaria relocalización de la economía, el ajuste a los límites físicos de los territorios y la producción y acceso, sobre todo de alimentos, energía y agua con base fundamentalmente local. Hablamos también de poner las vidas en el centro, de las asalariadas y las que trabajan sin salario. Paradójicamente, esta relocalización de la economía, aprender a vivir con los recursos cercanos es fundamental para frenar la expulsión de personas de sus territorios y garantizar su derecho a permanecer en ellos, teniendo en cuenta que una parte de los desplazamientos forzosos ya será inevitable y que tenemos la obligación de organizarnos para acoger a aquellos con los que hemos contraído una deuda ecológica y no tienen dónde volver. Adoptar principios de suficiencia, equitativos y justos, es condición necesaria para la solidaridad dentro y fuera de nuestras fronteras.

¿Cómo hacer para garantizar las condiciones de vida para todas las personas? ¿Qué producciones y sectores son los socialmente necesarios? ¿Cómo afrontar la reducción del tamaño material de la economía de la forma menos dolorosa? ¿Qué modelo de producción y consumo es viable para no expulsar masivamente seres vivos? ¿Cómo abordar las transformaciones que el cambio climático va a causar en nuestros territorios? ¿Cómo mantener vínculos de solidaridad y apoyo mutuo que frenen las guerras entre pobres, vacunen de la xenofobia y del repliegue patriarcal? ¿Cuál es la escala adecuada de actuación? ¿Qué papel juega la autoorganización, el municipalismo, el Estado-nación y las alianzas internacionales? ¿Qué diálogo puede establecerse entre el trabajo socialmente garantizado y la renta básica?

En este marco nos parece a muchas mujeres de Ecologistas en Acción que los ecofeminismos proporcionan elementos para la reflexión y la praxis absolutamente fundamentales. Contribuyen a desmantelar ese abismo que separa ficticiamente humanidad y naturaleza; establecen la importancia material de los vínculos y las relaciones; se centran en la inmanencia y vulnerabilidad de los cuerpos y la vida humana; y dan al vuelta a las prioridades, situando la reproducción natural y social como elementos, indisociables entre sí, y cruciales para metabolismo social.

El pensamiento anarcofeminista de Emma Goldman

En las últimas décadas se han dedicado a Emma Goldman numerosos escritos; se trata principalmente de estudios de carácter biográfico, llenos de una profunda admiración por su apasionado activismo, su temperamento indomable, la audacia de sus empresas sobre el control de la natalidad y el amor libre, el rigor de su lucha contra el reclutamiento militar y la guerra, el enorme precio pagado por sus ideas. A partir de ese enfoque la mayor parte de los autores ha seguido el camino trazado por la misma Emma Goldman en su autobiogra­fía Viviendo mi vida (Living My Life), la heroica aventura de una mujer judía, inmigrada y anarquista que supo adherir su propia vida a sus propios ideales. 
El brazo de la autoridad siempre ha interferido en mi vida. Si he continuado expresándome libremente, ha sido a pesar de todas las limitaciones y dificultades que se han cruzado en mi camino […]. En esto no me encuentro para nada sola. El mundo ha dado a la humanidad figuras heroicas que frente a la persecución y a la injuria han vivido y han luchado por sus derechos y por el derecho del género humano a una libre e ilimitada expresión.
Ya en los años treinta Emma Goldman se había convertido en una figura mítica, un ícono, el símbolo de la fuerza anarquista. 
En raras ocasiones los estudios han puesto en discusión un mito que, sin embargo, ha oscurecido durante largo tiempo la complejidad y la radicalidad del pensamiento de Emma Goldman. La activista apasionada y la rebelde han dejado en segundo plano a la pensadora. Carente de una verdadera creatividad intelectual, frecuentemente excluida tanto de los estudios generales sobre el anarquismo como de aquellos sobre feminismo, Emma ha sido descrita como una divulgadora de las teorías de los demás, en particular de Bakunin y de Kropotkin. “Ella no fue en absoluto una pensadora política y social relevante”. Este juicio, expresado en 1961 por Richard Drinnon en Rebel in Paradise, se retomó constantemente en los años sucesivos. Al perpetuar una concepción consolidada en la historia del pensamiento político que contrapone la vida emocional y el pensamiento, la mayor parte de los estudiosos ha subestimado la contribución de la anarquista rusa en el plano teórico. Por lo tanto no sorprende que hayan sido sobre todo las estudiosas feministas, con la convicción de que la experiencia existencial enriquece e ilumina el pensamiento, las primeras en considerar la filosofía política y social de Emma Goldman digna de atención. El renovado interés por sus escritos se manifestó a partir de los años setenta bajo el impulso del movimiento feminista, del levantamiento estudiantil y del movimiento contra la guerra. “En la era del ‘haz el amor, no la guerra’ –recuerda Candance Falk- mis coetáneas y yo devorábamos Viviendo mi vida, como si se hubiera escrito para nosotras”.

Bruna Bianchi

Folleto

Portada folleto

Texto

GRUPO LIBERTARIO PENSAMIENTO CRÍTICO